Detroit, Oregon


Detroit, Oregon.

Detroit, Oregon se encuentra en el Willamette Valley a mitad de la cordillera de montañas Oregon Cascade Mountains, que se extiende desde California hasta la British Columbia en Canada, junto al Lago Detroit.

Ruta 22 a su paso por Detroit, Oregon.

La ciudad toma su nombre de su homónima en el estado de Michigan, debido a que en su fundación en 1890, la mayoría de la población era autóctona de dicho estado.

El el 1949 cuando se construyo la presa de Detroit, el cual fue el origen del Lago Detroit, la ciudad fue inundada y todos los residentes tuvieron que moverse hasta su ubicación actual.

La bicicletas y el ciclismo parecen tener una cierta importancia en esta localidad encuadrada en las montañas.


Bicicleta a gas con casco atómico!


Y que no faltes triciclos tampoco.


Korner Post Resturant, el lugar elegido para la cena.

En el corazón de la ruta 22 de Oregón, esta carretera ofrece algunos de los paisajes más bellos y espectaculares de la cordillera, y este pequeño pueblo, de apenas 200 habitantes es un pequeño oasis en el bosque y las montañas.

Dato curioso de este pueblo es que en 2010 tuvieron unas elecciones en donde se proponía cambiar el nombre de Detroit a Detroit Lake, dado que es adyacente a dicho lago. Según sus postulantes, quería desligar el nombre de la población del de la metropolis en Michigan con su crimen, polución, desordenes...

Al final el resultado fue el de mantener el nombre, el cual sigue vigente hasta hoy.

En un lugar tan remoto como este, un cargador para coches eléctricos es más que necesario, junto con las omnipresentes cabinas telefónica.

Tesla 4 a 1 con cargadores normales, y la antena 3G en medio.

Un pirata en las montañas, a no ser que sea pirata de lago.

Desafortunadamente el pueblo fue prácticamente destruido en el 2022 por el Santiam Fire, que arrasó con casi la totalidad de la localidad, la cual en el invierno del 2021 recibió una tormenta que dejó mas de 66 centímetros de nieve.

Dada su ubicación entre las montañas y junto al lago, la principal fuente de ingresos de la localidad es el turismo, y podemos encontrar un buen puñado de hoteles y casas para vacaciones, junto con alguna tiendas necesarias para el tráfico que transita por la ruta 22, debido a la escasez de otras poblaciones cercanas.

Como la mayoría de los hoteles, restaurantes y tiendas, The Lodge at Detroit Lake esta sito junto a la ruta 22.


Las cabañas tienen mucho encanto, y desde luego son algo más original que la habitual habitación de motel


Jardines del hotel en la parte común a todas las habitaciones.

Disfrutando de unas palomitas en las mesas de picnic para cerrar el día con un buen postre.

Después de recorrer las Cascades Mountains durante buena parte del día y llegando ya el final de la tarde, Detroit era el lugar más adecuado para pasar la noche, pues ofrecía un buen número de alojamientos y queríamos poder ver el Lago Detroit a la mañana siguiente, así que decidimos buscar un hotel para dormir.

The Lodge At Detroit Lake fue el lugar elegido. Unas cabinas muy al estilo montañés realmente encantadoras, con una zona de picnic común a todas en el centro del motel.

Algunas habitaciones disponían de un pequeño salón con chimenea donde poder realizar nuestras comidas.


Comidas que podemos preparar en una cocina completa, perfecta para los que quieran pasar varios días tranquilos de vacaciones en la montañas.


Habitaciones suficientemente espaciosas para una pareja.


Con la posibilidad de poder disfrutar de un relajante jacuzzi para terminar o comenzar el día.


Las habitaciones más grandes disponen de un segundo nivel al cual se accede por una escalera, de los mas divertido para los más jovenes.


No es mucho el espacio en el segundo nivel, pero mejor dormir en una cama que en el sillón o en el suelo.


Decoración muy orientada a la pesca.

Los dueños eran de lo más agradables, estuvimos conversando con ellos a la mañana siguiente en el desayuno y nos mostraron algunas de las cabinas que tenían con más camas, cocina e incluso alguna con jacuzzi en el baño. 

Desde luego es un lugar más que recomendable para disfrutar de unos días de tranquilidad entre las montañas con la posibilidad de disfrutar del cercano lago para refrescarnos.

Zona de picnic y jardines común para todos.


Posando con los dueños del hotel al terminar nuestra visita. Son realmente gente muy amable, considerada y encantadora.

El pueblo nos resultó en cualquier caso bastante curioso, con detalles en muchos de sus tiendas bastante llamativos.

Lago Detroit, de nueve kilómetros de longitud, parece un típico lago alpino, a pesar de ser origen artificial, rodeado de montañas y de un azul intenso, es un lugar perfecto para el recreo náutico, y pudimos encontrar bastantes embarcaciones en el muelle.

Lago Detroit.


El muelle pudimos encontrar bastantes embarcaciones.


Vista desde lo alto del lago.

Con particularidad que durante el verano son bastantes los eventos que se disputan en el pueblo, como una carrera por el barro, una carrera ciclista, un concurso de pesca o el conocido como cruising, que no es otra cosa que pasearse en coche por el pueblo, algo que se hizo famoso en la película American Graffiti.

La carrera de barro.


Prueba ciclista.


Cruising en el pueblo.


Concurso de pesca.


Fuegos artificiales en el lago.





Publicar un comentario

0 Comentarios