Castillo de Manzanares El Real



Castillo de Manzanares El Real.

Quien puede negarse a uno de esos fastuosos fin de semanas gastro-culturales, aunque sean simplemente de un día.

Es complicado negar el encanto que tienen esos días de frío en donde después de una ajetreada jornada caminando por la historia y la cultura de tanto lares de nuestro país, cansados pero llenos nuestros ojos y nuestros corazones de tanta belleza, entramos en esos cálidos y familiares mesones o casas de comida de cualquier pequeño rincón donde poder compartir pan de hogaza, puchero y cazuela casera con amigos y familiares en una tarde de calor, amistad y risas.

Prosa a parte, estos momentos de visitas culturales terminadas con una comida o cena tradicional siempre han sido una de las partes favoritas de cualquiera de mis viajes.








Esta visita a Manzanares El Real, con su espléndido castillo, fue un frío día de Diciembre, ya muy cercano a la Navidad en la primera visita de mi esposa a España, bueno realmente era el viaje para anunciar nuestra boda, con las obligadas presentaciones a la familia, amigos, reparto de invitaciones y todo el protocolo alrededor de estos eventos.

La comida de amigos tendría lugar en Manzanares El Real, y como es tradición en nuestro grupo, siempre amenizamos el día con algún tipo de visita, la cual es bastante obvia en este pueblo madrileño a las orillas de la Sierra de Guadarrama y del pantano de Santillana.

El Castillo de Manzanares El Real o Castillo de los Mendoza, data de finales del siglo XV, y tuvo su origen en una antigua iglesia románico-mudéjar, la cual finalmente formó parte del conjunto arquitectónico.











Es uno de los castillos más renovados, y sin lugar a duda el que se encuentra en mejor estado de conservación en la Comunidad de Madrid.

Concebido como una construcción primordialmente defensiva, acabo como residencia palacio de la familia Mendoza en el siglo XVII.

Podemos apreciar perfectamente esta dualidad entre castillo y palacio al visitar las murallas y las torres de defensa que constituyen el armazón de la obra arquitectónica, la cual me no puede menos que traernos a la memoria estas construcciones de Exin Castillos, pues la forma de este y sus torres eran el perfecto ejemplo de cualquiera de nuestras obras de plástico de nuestra infancia.

El palacio lo podemos apreciar al visitar el interior, con una rica decoración de tapices, pinturas, armaduras y demás elementos decorativos típicos de la lujosa vida palaciega de la época.











Podemos encontrar también un Centro de Interpretación sobre el medievo, y el 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico.

El castillo se puede visitar de 10:00 a 17:30 de martes a viernes, y de 10:00 a 18:00 los fines de semana y festivos.

La entrada general es de 5 Euros y la reducida para mayores de 60 años y menores de 14 esta a 3 Euros.

La visita fue cerca de las fechas navideñas, así que habían puesto un gran nacimiento en una de las salas principales del castillo.









También podemos disponer de una visita especial guiada de cerca de 45 minutos con una dramatización teatral con actores representando a Don Iñigo López de Mendoza y su hija Brianda a través del interior y exterior del Castillo. Esta visita tiene un coste de 8 Euros, siendo de 4 Euros el de la entrada reducida.

Otra de las posibles dramatizaciones a las que podemos asistir son las justas medievales, las cuales se realizan en el Jardín de los Sentidos.

Para los que quieran extender su visita durante todo el fin de semana, el área de Manzanares El Real ofrece también otros alicientes como son:

Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves.


Pantano de Santillana.

  • La Ermita de Peña Sacra, con una increíble vista de La Pedriza.

  • La Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves del siglo XV.

  • El Puente de la Cañada Real Segoviana.

  • Los restos del Castillo Viejo, de los cuales solo se conservan dos muros y se pueden visitar en un recinto ajardinado.

  • El Pantano de Santillana.

Una vez completada la visita, era hora de ir a degustarse con los platos típicos de la región.

Dado que era un corto día de invierno no pudimos extender mucho más nuestra visita a alguna de estas otras recomendaciones, así que terminamos la velada con una fabulosa y extensa, eso sí, comida en el restaurante El Rincón del Alba en el propio Manzanares El Real.




Publicar un comentario

6 Comentarios

  1. qué maravilla de castillo! no lo conocía pero me lo apunto en la agenda para un próximo viaje Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Es uno de mis sitios favoritos en la comunidad de Madrid, sin duda una suerte el poder disfrutarlo.
    Muchas gracias por la publicación.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bonito lugar! Me ha fascinado. La verdad es que uno siempre viaja fuera y luego en casa tiene enclaves preciosos por descubrir. Con lo que me gusta a mi un castillo. Apúntadísimo queda. Estupendo artículo amigo. Me ha encantado. (Cristina Arvelo).

    ResponderEliminar