Fin de semana en Twain Harte


Fin de semana en Twain Harte.

Twain Harte es un pequeño pueblo al norte del Yosemite, en el llamado Stanislaus National Forest, en donde quizás el pueblo del area más conocido sea Sonora.

Esta zona de la cordillera de Sierra se encuentra repleta de lagos, muchos de ellos lagos alpinos y otros creados por embalses a la hora de mantener los ríos.

En cualquier caso es una zona muy turística, no tanto como Yosemite, pero en verano podemos encontrar muchos turistas. Además muchas de las viviendas o cabañas son segundas viviendas o lugares que se alquilan para los visitantes.

Curiosamente el nombre del pueblo Twain Harte es original de mezclar los apellidos de dos famosos escritores americanos Mark Twain y Bret Harte.

Alquilamos una pequeña cabaña a las afueras del pueblo, prácticamente en mitad del bosque en donde poder disfrutar de un tranquilo fin de semana.

Una cabaña en mitad de las montañas.

El plan para el Sábado estaba bien repleto de eventos.

Primero queríamos hacer una breve caminata en la mañana para aprovechar el aire fresco de primera hora del día.

El sendero elegido era el Tuolumne Ditch Trail, el cual sigue un recorrido de una canal que sirve para surtir de agua no solo a Twain Harte si no también a otros pueblos aledaños.

El canal lo encontramos encauzado en la mayoría del recorrido.


Uno de los puentes para poder cruzar el canal.

El total del camino es de cerca de 10 kilómetros en un solo sentido y al final de este llegamos a la histórica ciudad de Columbia. 

En nuestro caso solo hicimos una parte, si llegar a su término, pues era demasiado extenso y nos iba a llevar buena parte del día poder completarlo.

Siempre nos mantendremos caminando a la vera del canal, el cual se encuentra encauzado en la mayoría del recorrido y deberemos atravesar varios puentes en nuestro recorrido.

Túnel para que el canal pasé por debajo de una de las calles.


Refrescándonos los pies.




Cuando el sol de mediodía empezaba a alzarse en el cielo, la idea era refrescarse un rato en uno de los cercanos lagos.

Twain Harte tiene un pequeño lago, más bien es un pantano artificial, pero desafortunadamente solo esta permitido su acceso para los miembros ciertas urbanizaciones. 

Hace años en una de las visitas a Sonora tuvieron a bien dejarnos pasar en aquella ocasión, algo realmente no muy habitual, y la verdad es que es un  lugar perfecto para refrescarse y disfrutar de un picnic, pues disponemos de un pequeño bar en donde poder comprar alguna bebida y la típica comida, hamburguesas y perritos caliente fundamentalmente.

Imagen de Twain Harte Lake cuando pudimos disfrutar de este.

En esta ocasión y debido a que con el tema del COVID todavía se han vuelto más restrictivos, no tuvimos tanta suerte, así que nos dirigimos a Pinecrest Lake, uno de los lagos más conocidos de las zona.

El día estaba bien caliente y soleado, pero según ascendimos y nos adentramos más en las montañas, empezaron a llegar nubes muy sospechosas.

Pinecrest Lake es también otro pantano, y es uno de los lugares más concurridos. Pero en esta ocasión y debido a encontrarnos en mitad del verano, estaba realmente a repleto de visitantes.

Nos costó un buen rato poder encontrar lugar para aparcar, y una vez asentado en un pequeño hueco cerca de la orilla, pudimos montar nuestro pequeño tenderete con sillas y nevera para poder disfrutar del baño.

La verdad es que el lago, a pesar de estar bastante nublado, esta hasta arriba de gente.

Las nubes seguían amenazando. La previsión era de sol durante todo el día, así que esperamos que fuera solo algo temporal, y la temperatura era suficientemente agradable para tomar un baño, aunque la temperatura del agua es tirando a fría normalmente.

Una importante recomendación para bañarse en lagos y ríos de la zona es ir provisto de zapatos de agua, para evitar dañarnos los píes con las piedras, pues no es muy normal encontrar arena ni en playas ni en las orillas.

En un prodigio de planificación había dejado ni calzado de agua en la cabaña, así que con más calma y cautela también pude disfrutar del baño.

Las nubes amenazando la lluvia que al final llegaría.

Lo cierto es que cuando habíamos terminado de comer y estábamos pensando en un segundo baño, el cielo dijo basta y las nubes empezaron a descargar su agua.

Tuvimos la suerte que no era una lluvia muy cuantiosa, pero si lo suficientemente persistente como para arruinarnos la sobremesa.

Una vez que volvíamos a Twain Harte el sol empezó a brillar, lo que quiere decir que simplemente era una tormenta aislada en las montañas.

El último hito del día era en un parque en Twain Harte. En esta zona es muy corriente los fines de semana tener conciertos en el parque, en donde la gente se lleva sus sillas y su nevera para disfrutar de una cena picnic disfrutando de la puesta del sol y de la música.

Entrada al pueblo de Twain Harte.

El acontecimiento tuvo lugar en el Eproson Park, en mitad de Twain Harte y cerca del Twain Harte State Park. Dado que llegamos temprano, pudimos hacernos con un lugar decente, pues cerca de una hora antes de empezar el parque ya estaba tomado con sillas y mantas. También es cierto que era un parque bastante pequeño, todo hay que decirlo.

Aprovechamos el tiempo que nos quedaba para dar una vuelta por el centro del pueblo, el cual la verdad es que no da para mucho. Una bonita entrada y sobre todo varios restaurantes con interesantes terrazas son lo más destacado del downtown.

El parque se veía de los más concurrido mucho antes de que incluso empezara el concierto.

El resto de la velada transcurrió entre música un tanto ecléctica, pues mezclaban conocidos temas de los ochenta y noventa con otros un tanto diferentes.

En cualquier caso fue un bonito final para un bonito fin de  semana.



Publicar un comentario

0 Comentarios