Piraguas en la noche

Piraguas en la noche.

Durante nuestra estancia en Bend, decidimos tomar una excursión por la tarde noche, más noche que tarde para ser sinceros.

Después de más de una hora en donde nos adentramos en el Cascade Range, cruzando Mount Bachelor y entrando en la llamada zona de los lagos.

Preparados para subir a la furgoneta que nos llevaría hasta el lago. Las piraguas ya estaban cargadas en el trailer.


¡Y nos vamos de excursión!

Esta area esta llena de lados dispersos por toda la cordillera, y nuestro destino era Hosmer Lake.

El camino de ida fue bastante entretenido, las vista según cruzábamos las montañas eran impresionantes, con la carretera serpenteando entre cañones y valles.

Los últimos rayos del sol lucían espectaculares en Hosmer Lake.

Además el guía nos mantuvo entretenidos con una interesante descripción de la zona y del cuidado que el estado de Oregón tiene con sus montañas y forestas.

Muchas de las técnicas utilizadas son similares a las que se toman en California, como son los incendios controlados para quemar la maleza que crece en los bosques y que impide el desarrollo natural tanto de los arboles como de otras especies autóctonas.

Los botes ya descargados y listos para navegar.


Salvavidas obligatorio para todos los participantes.


Espectacular atardecer.

También se extendió sobre los graves problemas que sufren muchos de sus bosques debido a diferentes hongos y otros organismos dañinos que estaban acabando con muchas de las coníferas, no solo en Oregón si no también en otros estados cercanos como California o Washington.

Empezamos a salir con los últimos rayos de sol.

Eran ya bien entrada la tarde, cuando con los últimos rayos del día llegábamos al camping de Mallard Mash, en donde empezamos a bajar los botes de los remolques y prepararnos para nuestra incursión nocturna en el lago.

A parte del bote y el remo, una linterna era obligatoria por persona, idealmente de las que se ponen en la cabeza, de manera que tenemos las manos disponibles para remar, de otra manera sería un poco complicado.

Los primeros botes ya empiezan a salir.

La idea era recorrer buena parte del lago según llegaba la noche, para hacer una pausa en una de las pequeñas islas del lago para descansar y tomar un chocolate o café caliente, para seguidamente y ya entrada la noche, volver a nuestro punto de desembarco.

La primera parte fue realmente excitante y espectacular, todavía con los últimos rayos del sol en el cielo, los reflejos en el agua encendían de rojo y amarillo todo el lago.

Ya en el agua.


Todos nos seguíamos de cerca.


Llegada la noche la visibilidad era casi nula.

Aunque la visibilidad no era excesiva, nadie tuvo mayores problemas para seguir la ruta convenida.

Llegados a nuestro intermedio, la noche ya se había echado completamente encima, y el frío de las montañas se hacía sentir, a pesar de estar a mitad del verano, así que todos agradecimos el chocolate caliente.

La vuelta fue bastante más peculiar. Ya sin ninguna luz solar y con una luna menguante, la visibilidad era prácticamente nula, y la cuestión fundamental era no perder de vista a la embarcación que nos precedía con la poca luz de nuestras linternas.

Poco o nada que ver a parte de la luz de nuestras linternas.


Realmente un panorama bien oscuro.

En el peor de los casos siempre uno se podía orientar los las luces lejanas de otros botes, pero debido a que en lago había zonas algo pantanosas y con zonas cubiertas de plantas acuáticas era conveniente tener la mayor información posible para dirigir el bote.

Después de un par de intensas horas de remada, alcanzábamos nuestro destino. Todos estábamos muy entusiasmados con nuestra experiencia, pero la noche y el cansancio se noto en la vuelta, la cual fue bastante silenciosa, y donde más de uno decidió echarse un sueñecito.




Publicar un comentario

5 Comentarios

  1. Hola Joshua, sin duda toda una experiencia eso de navegar de noche. Muy buenas fotos, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios. Realmente fue toda una experiencia única.

      Eliminar
  2. Una muy buena aventura, pasar de esa magnífica puesta de sol, ir viendo como la luz desaparecía y que la noche se iba haciendo cargo y ese regreso en penumbras.....muy bueno, gracias por ello, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar