Ad Code

Responsive Advertisement

Brozas, una sorpresa extremeña

Brozas, una sorpresa extremeña.

Nuestra breve estancia en Brozas fue algo realmente inesperado e improvisado. Fin de semana a mediados de Septiembre nos encontramos recorriendo Extremadura. Por la mañana, y dado que era Sábado, decidimos buscar alojamiento para la siguiente noche sin dejarlo para última hora, como es habitual. 

No siendo fiesta y ya fuera de la temporada clásica de verano, encontramos bastantes problemas para poder encontrar algún lugar en una de las ciudades más turísticas de la región. Todo parecía estar lleno, y sin querer desviarnos demasiado de nuestra ruta pudimos encontrar un hotel asequible cerca de Brozas en la carretera EX-207 hacia Cáceres.

Después de un día repleto de visitas por la provincia, llegamos al hotel cerca de las nueve de la noche, ya bien cansados del ajetreo del día con ganas de cenar algo y descansar para seguir nuestra ruta.

Al llegar al hotel y preguntar por nuestra reserva, llego el primer signo de preocupación, pues tardaron bastante en comentarnos algo, y cuando lo hicieron fue casi peor. Según nos dijeron como no habíamos avisado que llegaríamos tarde, cancelaron nuestra reserva y le dieron nuestra habitación a otra persona.

Plaza de Ovando, en el centro de Brozas. Al fondo el Palacio de los Bravo.

La cosa no hubiera llegado a más si el hotel hubiera dispuesto de habitaciones disponibles, lo cual no era así, estaba completo.

Por supuesto insistieron en la razón por la que no habíamos llamado para mencionar que llegaríamos tarde, lo cual, primero no era en absoluto nuestra intención, y segundo, viniendo desde USA, nuestros teléfonos no estaban activados para funcionar en España, dado que el roaming a pagar en las compañías de telefonía móvil americanas para funcionar en Europa es bastante abusivo. Conclusión, sin teléfono y dependiendo de la Wifi para poder usar la internet.

Añadiendo mejores noticias, según parecía una tormenta esa misma semana había estropeado su sistema de Wifi, es decir, no podíamos acceder para encontrar ningún otro lugar.

Cerca de las diez de la noche, sin teléfono, sin red, cansados, hambrientos, sin un lugar donde pasar la noche y en un pueblo más bien aislado, nuestra situación se tornaba bastante gris, tirando a negra. Aun más cuando desde la recepción del hotel no parecían proponer ninguna opción.

Iglesia de Santa María la Mayor.

Una vez escalada nuestra situación y nuestras quejas, parece que el encargado se apiadó de nuestra situación y decidió ayudarnos, intentando contactar alguno de los hoteles cercanos.

Las primeras llamadas no encontraron ningún resultado positivo, todo parecía esta a tope. Todo parecía indicar que iba a ser una romántica noche en el coche. 

Finalmente, la luz se hizo. Un pequeño hotel en el cercano pueblo de Brozas parecía estar disponible. Tomamos los datos y en no más de diez minutos ya estábamos aparcando en la plaza principal de Brozas, en una de cuyas esquinas se encontraba el Hotel La Posada.

Siendo cerca de las diez de la noche, el lugar se encontraba muy ajetreado, pues la planta baja es el Bar la Posada, y las mesas de la terraza se encontraban repletas de locales disfrutando las últimas horas de la noche del Sábado.

Habitación del Hotel La Posada, bien amplia y comoda.

Vistas desde una de las terrazas del Hotel.

El trato que recibimos fue realmente maravilloso, nos ayudaron a subir nuestro equipaje hasta el segundo piso, sin ascensor, en donde se encontraba nuestra habitación, la cual era de lo mas amplia, cómoda, con baño privado y en impecables condiciones. 

Todavía mejor, el precio era más económico que la reserva que nos habían cancelado, incluía desayuno y se encontraba en el centro del pueblo, mejor imposible.

Las escaleras de subida a las habitaciones tiene bonitos y agradables motivos decorativos.


Ya más tranquilos bajamos para cenar algo en el bar y dar un agradable paseo por el pueblo.


Y un rico café con churros para desayunar, que mejor forma de empezar otro nuevo día de aventuras.

Acabada la aventura y hablando de Brozas finalmente, hay que reconocer que esta localidad alberga una larga y muy interesante historia.

Tiene sus orígenes como asentamiento romano, en donde los historiadores parecen no ponerse del todo de acuerdo sobre su importancia en aquella época, pero no dudan que en la zona se situaba una población romana.

En la reconquista, la población en el siglo XIII estaba al cargo de la Orden de Calatrava, la cual poco después cambiaría su nombre por la de Orden de Alcántara, dado que su núcleo central se encontraba en la cercana Alcántara, aunque Brozas llegó a ser la Sede de la Encomienda Mayor de la Orden, época de la cual data el impresionante Castillo de Brozas.

Siglos XIV y XV fueron bastante agitados en la comarca con continuos enfrentamientos con los condestables portugueses.

Finalmente en 1537 recibe el título oficial de Villa, y durante varios siglos, dada su privilegiada ubicación como nudo de caminos en el oeste de Extremadura, convirtieron a esta localidad en una de las más importantes de la región.

Iglesia de Santa María de la Mayor y las calles de Brozas.

No solo el Castillo del siglo XIV atestigua la importancia de esta Villa, si no que también encontramos muchas más interesantes obras como la Iglesia de Santa María la Mayor de la Asunción o la Iglesia de los Santos Mártires San Fabián y San Sebastián, ambas del siglo XV.

También podemos encontrar un buen número de palacios y edificios emblemáticos como el Palacio de los Argüellos Carvajal, el Palacio de los Condes de Canilleros, el Palacio de los Condes de la Encina o el Palacio de los Orive Salazar, junto con otro buen número de las llamadas casas nobles, todos los cuales hablan de la importancia y grandeza de esta localidad en su época de máxima influencia.

Lamentablemente no disponíamos de mucho más tiempo para poder realizar una visita en las condiciones que merece esta Villa, y tuvimos que contentarnos con un agradable paseo a la luz de la noche.




Publicar un comentario

16 Comentarios

  1. Hola, aquí alguna imagen a vuestra estancia http://pateandoespaña.es/archivo7/espana/todas%20las%20ciudades/Brozas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Muy bonita foto, fue una pena no poder haber dispuesto de más tiempo para poder hacer una visita como se merece. Espero que en otra ocasión podamos dedicarle el tiempo que se merece, pero sobre todo queríamos darla a conocer a mas gente para que sepan toda la historia y cultura que tenemos y que desconocemos.

      Eliminar
  2. Bueno, a veces los planes no nos salen como queremos, pero estos pequeños "contratiempos" nos traen mejores cosas, creo que fue su caso. Muy interesante recorrido y preciosas fotos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias. Siempre hay que disfrutar estas situaciones, al mal tiempo buena cara, y siempre al final se encuentra uno con sorpresas e increíbles lugares que conocer.

      Eliminar
  3. Que bonito lugar para pasar unos días evitando el bullicio de lugares más turísticos.

    Un saludo desde Suecia

    PabloD [ https://sveaypablo.es/ ]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Desde luego que es un lugar con la paz necesaria para poder descansar del bullicio diario de las grandes ciudades.

      Eliminar
  4. Las peripecias en el tema alojamiento las compensó la visita, increíble el pueblo, nunca me lo hubiera imaginado, ni lo conocía. Buen trabajo!! Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Bonito lugar y buena información!, y las aventurillas al final es de lo que más nos acordamos siempre, si no casi de lo único, jaja! Buen artículo, gracias por compartir!!!

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias por tan buenas palabras al pueblo del cual vienen mis raíces. Lástima no dispusieran de tiempo para visitar el Convento de la Luz, fue restaurado y un agradable hotel también, desde hace unos años ya sólo se celebran eventos, pero merece mucho la pena acercarse a verlo sobre todo al atardecer. El Balneario de San Gregorio, cerrado desde hace un par de años pero con un entorno tan tranquilo y en plena naturaleza. Y como no la Charca un parque peri urbano de conservación en el cual se pueden observar infinidad de aves dependiendo de la época del año. Muy recomendable visitarlo en primavera y finales de Agosto-primeros de Septiembre. Y pasear por las noches de verano para ver las estrellas, ya que debido a su disposición facilita una oscuridad para ver un gran espectáculo. Y que decir de sus calles, ermitas y fiestas, pero mejor dejarlo para que puedan descubrirlo en persona.
    Una vez más, Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Isabel. Es un pueblo muy bonito, con mucha historia y cultura y para mi es un honor y un placer poder hablar de él y darle a conocer!

      Eliminar
  7. Me ha encantado el relato sobre mi pueblo. Me alegro mucho que os gustara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias! Te puedo decir que tienes un pueblo muy bonito, y la gente es encantadora, una pena no haber podido verlo con más tiempo, será la siguiente!

      Eliminar
  8. Gracias José Carlos por esas bonitas palabras dedicadas a mi quirido pueblo Brozas. Un saludo y esperamos vuestra vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias a tu María , y que sepas que tienes un maravilloso pueblo lleno de historia y cultura!

      Eliminar